viernes, 24 de junio de 2011

Aprender inglés, un valor seguro

El conocimiento de inglés es un importante valor a explotar en el mercado laboral. El mundo de los negocios habla inglés y la globalización se lleva a cabo con este idioma como correa de transmisión.  Cada vez más empresas solicitan empleados que conozcan este idioma.
En el mundo globalizado en que vivimos es cada vez más importante hablar inglés. Esta lengua  nos permite comunicarnos con personas de casi cualquier parte del globo terráqueo.  La mejora de las comunicaciones y los avances de las tecnologías de la información han disipado las barreras de la distancia. Es tan sencillo comunicarse con quien vive al otro lado de la ciudad como con quien se encuentra en un hemisferio distinto al nuestro. Idiomas como el griego, el latín, el árabe, el francés o el español han ocupado el papel de lengua universal. Todos los imperios de la historia han difundido su cultura al resto del mundo conocido.

La expansión de las lenguas anglófonas tiene su justificación en el dominio político y comercial Estados Unidos de Norteamérica como estado hegemónico en el S.XX y lo que ha transcurrido del XXI. Ya en la época colonial, la gran influencia del Reino Unido expandió su idioma a diversas zonas de América, Asia y Oceanía. La conveniencia de todos los países de introducir el inglés en sus sistemas educativos  obedece a la necesidad de emplearlo en las distintas profesiones y contextos. Así lo defiende el etnógrafo Emilio García Gómez, que asegura que al menos un tercio de la población hace uso o tiene necesidad de emplear este idioma casi a diario.
 En España, la educación está cada vez más volcada con el inglés que comienza a aprenderse en el primer año de escolarización. A partir de 2012 la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU) incluirá un examen oral de esta materia. Esto obligará a los estudiantes a hablar este idioma de forma fluida. Cada vez son más los que aprovechan el verano para realizar viajes a países de habla inglesa, familiarizarse con el inglés y mejorar su nivel. La educación española hace una apuesta decidida en busca del bilingüismo. Para las generaciones que no dispusieron de la oportunidad de estudiar inglés en el colegio, la solución más recurrida son las academias o cursos de inglés. De hecho tomar clases de idiomas está entre los propósitos de año nuevo más repetidos.
 Las corporaciones de habla inglesa dominan por completo el panorama comercial. Así cualquier entidad desea contar con empleados capaces de negociar con ellas. Cabe destacar que en la actualidad las empresas tienen una fuerza económica mayor que gran parte de los gobiernos.  Se calcula que de las 100 fortunas más grandes del mundo, 51 pertenecen a empresas y 49 a Estados.  Según la revista Forbes  de entre las 10 empresas con mayor fuerza económica, 5 son estadounidenses, 2  de origen británico y una tercera, la petrolera Shell, es anglo-holandesa. Este tipo de empresas multinacionales se caracteriza por la deslocalización. Sus sucursales se sitúan por todo el mundo en busca de mano de obra más barata y beneficios fiscales. Las posibilidades de ascenso y movilidad en este tipo de empresas son muy reducidas si se desconoce el idioma de la matriz.
La Bolsa de Valores de Nueva York, situada en Wall Street es el corazón financiero del mundo. De lo que allí ocurre está pendiente todo el planeta. “Cuando Wall  Street estornuda, el mundo se resfría” reza el refranero económico. Como muestra la situación  actual. La quiebra de un gran número de entidades que habían realizado fuertes inversiones  en “hipotecas subprime” o de alto riesgo, supuso una crisis en el mercado bursátil estadounidense que no tardó en expandirse al resto del mundo. En minutos miles de puestos de trabajos pueden ser destruidos. Es una necesidad vital conocer lo que allí sucede. En la Bolsa de Nueva York, se habla inglés.
El INEM ofrece en estos momentos unos 500 puestos de trabajo para los que se exigen conocimientos de inglés. Relacionados con el término licenciado aparecen 432 trabajos en la web de empleo del Estado español y muchos de ellos requieren también el conocimiento de la lengua de Shakespeare. Tener un buen nivel de inglés, ya no sólo es necesario aspirar a ejecutivo de una gran multinacional. Dependientes, camareros, administrativos, redactores, responsables de tráfico, cocineros. En todos estos trabajos se solicita que los demandantes sepan relacionarse en inglés. Google responde con casi tres millones de páginas web a la búsqueda “oferta empleo inglés”.
Los idiomas se han convertido en un gran valor añadido que todo empleado ha de tener en cuenta. A día de hoy, abren un campo de posibilidades enorme. En un futuro cercano serán una exigencia real para gran parte de los empleos disponibles.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada